//Vinos, cervezas, alcoholes y refrescos
Vinos, cervezas, alcoholes y refrescos2019-07-19T15:18:19+02:00

Información sobre vino, cervezas, bebidas con alcohol y refrescos

El poder y el sentido de las Bebidas Espirituosas, del Vino, de las Cervezas o de los Refrescos, se concentran en esta página. Nuestra principal intención es ayudarte a conocerlos un poco más, y que puedas escogerlos y utilizarlos con la propiedad y el criterio que necesita cada uno de ellos. ¡Disfruta de estos placeres!

Consulta nuestras ofertas y promociones de vinos, cervezas, alcoholes y refrescos y encuentra tu Max Descuento más cercano, ¡estaremos encantados de atenderte!

Max Descuento, la mejor solución para tu negocio.

El  Gintonic está considerado como la bebida por excelencia y en parte, esto es debido a las múltiples y variadas maneras de prepararlo que existen con especias, botánicos e incluso infusiones. El secreto de esta preparación es el equilibrio y no abusar del uso de estos condimentos, así como tener en cuenta el tipo de ginebra que usamos y la tónica con la que lo mezclamos.

En  otro post os facilitamos el decálogo para elaborar un buen gintonic, así que… listo esto, queda analizar la amplía gama de especias y botánicos para añadirlos a la copa. Pero atento a lo que haces, ya que el uso de más de tres de estas especias se cataloga como “ensalada” o “huerto”.

Bayas de enebro: de color morado oscuro y con olor resinoso se caracteriza por un sabor dulzón con mezcla de cítrico, y en ocasiones, con un ligero toque amargo al final. De las más utilizadas en la elaboraciones del gintonic. Combina a la perfección con cualquier tipo de ginebra y marca. Aplasta 4/6 bayas con la palma de la mano para sacar los aceites esenciales del enebro.

Pimientas: se suele utilizar un mix de pimientas. Destaca la pimienta de Jamaica con aroma y sabor combinando de canela, clavo, nuez moscada y pimienta negra. La pimienta negra y la pimienta cubeba, aportan un sabor picante y mentolado que ayuda a resaltar el sabor cítrico. La pimienta rosa ofrece una mezcla de sabor entre dulce y picante, además de aportar un color rosáceo. Conveniente usar ginebras secas que admiten prácticamente cualquier pimienta, y los granos ligeramente aplastadas para extraer sus aromas.

Vainilla: de aspecto aceitoso y flexible, tiene gran aroma y sabor,y puede ser muy dulce según con que se combine. Se puede  usar en rama o en extracto. perfecta con ginebras y tónicas muy secas. Extrae las semillas de dentro de las vainillas y utiliza la cáscara para decorar la copa.

Canela: existen varios tipos de canelas: Canela de Ceilán (muy aromática, con cierto olor dulce y algo astringente), Canela China o Cassia (más gruesa, dura, dulce y picante que la Ceilán), Canela de Java y Canela de la India (sabor muy fuerte y picante). Se utiliza en ginebras que tengan en la base de su preparación canela y hay que  añadirla con los hielos, antes de echar nada.

Cardamomo verde: existen el cardamomo de Mysore, más grande y alargado, con gusto resinosos a pino y eucalipto; y el cardamomo Malabar, frutos más redondos y adquieren su máximo sabor cuando la fruta pasa de un color verdoso a un color blanquecino, por tener unos aromas más suaves. Combina con ginebras aromáticas.

Anís estrellado: se utiliza principalmente como ingrediente decorativo, aunque es ideal si lo que se busca es acidez y toques anisados. Con ginebras secas es la mejor forma de resaltar este sabor.

Arándanos: se utilizan para aportar un color rojo al Gintonic, de sabor dulce y ácido a la vez. ¡No los aplastes porque entonces la copa se convertirá en zumo rojo!

Cilantro: es uno de los ingredientes más utilizados en la elaboración de ginebras, de sabor dulce con un ligero sabor a limón. Se adquiere en grano, y admite casi cualquier tipo de ginebra.

Corteza de cítricos: principalmente son de limón, pomelo y naranja, y es el condimento más clásico del Gintonic en twist o corteza.

Flor de Hibisco: de sabor ácido muy suave y con cierto color rojizo. Conviene infusionarlo durante 5 minutos con el alcohol a temperatura ambiente. Combina con prácticamente todas las ginebras.

Regaliz troceado: de sabor anisado y agridulce puede actuar como edulcorante o como potenciador del sabor y es perfecto para contrastar el amargor de la tónica. Se debe machacar y verter el líquido.  Combina bien con ginebras potentes.

  1. Abastécete con las mejores semillas. Es tiempo de que el gin tonic se convierta en protagonista de cualquier reunión, y sus condimentos son tan variados, como la imaginación de sus preparados.
  2. El secreto: una buena copa ancha. Nunca, en ningún caso, el gin tonic se sirve en vaso de tubo, ya que no deja que los hielos se coloquen, y hace difícil disfrutar del sabor y de los aromas. La perfecta copa es la de balón, o en su defecto, un buen vaso de sidra.
  3. Los hielos… deben ser piezas grandes, gruesas y duras. Nada de picado o restos de la propia bolsa, ya que se desharán demasiado rápido.
  4. El ritual de buen bartender: enfríar la copa. Después de introducir los hielos, dale vueltas con una cucharadita o palo de metal para enfriar el cristal. Y retira el agua derretido, de verdad… realmente sobra.
  5. Dosis justa. Vierte la cantidad de ginebra necesaria, ya que es el ingrediente clave. La medida suficiente suele ser 5 cl… (te recomendamos que uses medidor).
  6. Utiliza la correcta ginebra. Ten en cuenta como las quieres combinar, y a partir de ahí, escoge la más adecuada; seca, floral, frutal, para celíacos,…
  7. Escoge un buen compañero: ¡la tónica! Es el peso de la mezcla, el sabor varía de acuerdo a la ginebra escogida, así que selecciónala bien: más secas, más aromáticas, más o menos carbónicas…
  8. Que no se vayan las burbujas. Para que no se vayan las burbujas conviene que sea “mezclado, no agitado”. Usa una cuchara trenzada con movimientos de abajo arriba (este consejo es para expertos), evitará la desaparición y potenciará todos los aromas del gin tonic.
  9. No condimentar demasiado. Abusar del aderezo puede condicionar el sabor, así que te en cuenta esta norma: “menos es más”.
  10. Et voilá! Deja reposar la mezcla unos 30 segundos y a disfrutar el momento.
Redacción propia Max Descuento

Los ingredientes y la esencia

Las cervezas artesanas en esencia, han trabajado siempre por ofrecer las mejores materias primas, ya que para ellos es sinónimo de calidad, lo que supone que la pureza y el porcentaje de lúpulos, maltas y levaduras de sus elaboraciones es muy superior. Aspecto que no han cuidado tanto las cervezas industriales, a quienes les ha importado menos bajar calidad tanto en sus materias primas, como en los procesos que se llevan a cabo para su producción.

Esta distinción, también se hace notable en el uso de productos químicos, ya que algunas cerveza industriales llevan en su composición conservantes, colorantes, potenciadores,… productos químicos con diferentes fines. Ingredientes que las artesanas rechazan categóricamente.

La receta

En la cerveza artesana se permite crear, y se atreven con la fusión de propuestas procedentes de la gastronomía, para llegar a una receta propia que la distinga de las demás; sin duda, se atreven a desafiar los gustos.

La elaboración  

En el caso de la cerveza artesana,  la elaboración se reduce a la cantidad de cerveza que se produce. De manera que una producción limitada y controlada es garantía artesanal. Ahora bien, hay que tener claro lo que cada país entiende como cantidad mínima o máxima.

La cerveza artesana no está pasteurizada, ya que se elabora con levadura desde el S. XIX, lo que concede a este líquido una evolución superior, al permitirle ganar matices con el paso del tiempo. Del mismo modo, están filtradas pero sin excederse, para no eliminar por completo esas levaduras de las que hablamos.

Los consumidores de estas artesanas, están acostumbrados a que el gas que contiene sea producido por la propia actividad de las levaduras, lo que se conoce como re-fermentación en botella. Y no porque se inocule de forma artificial como ocurre con las industriales.  Algunos artesanos, incluso, embotellan y etiquetan a mano.

La identidad

Los productores artesanos se identifican con su producto, algunos incluso presentan personalmente su última creación de cerveza, te cuentan cómo la gestaron, de dónde salió la idea de la etiqueta, el color, las mezclas, como recomiendan catarla, se preocupan por saber qué tal se vende, si gusta, qué opinión tiene la gente… Tratan cada  producto como si fuese único.

La mecanización

Se piensa que las cervezas artesanas tiene un proceso de elaboración, en todos los sentidos, artesanal y que puede llegar a ser hasta manual. ¡Error! Todas las micro-cerveceras disponen de un alto grado de tecnificación, que les permite establecer un buen control sobre el producto, la elaboración, y garantiza que cumplen la normativa artesana del maestro cervecero al completo.

El precio

No hay que pensar mucho sobre este tema…, ya que es bastante evidente que, lo requiere una producción menor, elaborada y cuidada de una micro-cervecera, va a tener un precio más elevado que una hecha de manera industrial y en cadena, donde se aplica una economía de escala.

El punto de venta

En este punto la diferencia estriba en que la industrial está disponible en cualquier lineal de supermercado, mientras que la artesanal corresponde a tiendas gourmet, cervecerías, cervezotecas. ¡Pero atento a este universo! cada vez son más los locales que quieren acogerse a esta tendencia e incluyen cervezas artesanas en su carta ¿Te animas?

Redacción  propia Max Descuento / Fuente consultadas: gulagalega.com /

¡El vermut está de moda! y estamos seguros que desde hace un tiempo lo has oído en tus núcleos cercanos; en el trabajo, con la familia o amigos, o buscando un buen momento de aperitivo, te has encontrado con que esa bebida que antes pensabas que era legado de mayores, está en boca de todos.  Y es que en este mundo de la hostelería, no hay tendencias definidas, y todo puede resurgir cual ave fénix. Así que… querido hostelero, desempolva las copas de cóctel que es el momento de las vermuterías.

Cada vermut es único y con un sabor inigualable, ya que cada productor usa entre 50 y 80 ingredientes en distintas proporciones. Pero hay dos grandes familias claves: el negro, de origen italiano y dulce, y el blanco, francés, más seco y con mayor graduación.

A continuación te damos 5 ideas de cómo prepararlo, y qué aperitivos puedes ofrecer:

El clásico

Necesitas un vaso grande, poner mucho hielo, un chorrito de limón y una rodaja. Aperitivo: Perfecto para unas tapas de patatas, mejillones, boquerones o anchoas.

El andaluz

Tiene la misma preparación que el clásico, pero sustituye el limón por la naranja o mandarina, lo que lo dará un sabor más dulzón. Aperitivo: Podemos combinarlo con unas gamba a la plancha.

El vinatero

Técnica usada para rebajar la graduación del vermut pero no demasiado, por lo que se añade vino blanco y abundante hielo. Se potencia con aromas y sabores  del vino utilizado. Aperitivo: Para el aperitivo puedes poner empanada, o unas buenas migas.

El prudente

Gasificado con sifón, perfecto para los que piensan que el vermut es una bebida fuerte. Se sirve con poco o nada de hielo, pero muy frío, y puedes acompañarlo con una rodajita de limón o naranja. Aperitivo: Debe ser más suave, con lo que puedes poner de acompañamiento almendras asadas o algún fruto seco que aporte el sabor salino.

El agente secreto:

El famoso James Bond tomaba vermut blanco con vodka, y se debe servir muy frío y sin hielo. Aperitivo: Unos deliciosos berberechos te pueden dar le toque perfecto

Nos confesamos unos amantes del vino, y es que no hay producto con mayor historia, tradición y técnica, que reunión no amenice. Por este motivo, queremos compartir contigo algunas curiosidades que hemos encontrado en fuentes expertas y que nos han parecido realmente interesantes para ayudarte a conocer un poco más sobre este preciado caldo.

Cómo sentirlo

  1. El vino es un producto natural, en el que la fermentación convierte el azúcar natural del fruto en alcohol y eso produce el vino.
  2. Existen muchos ‘vinos’ en un vino: en función de la variedad de uva, el clima donde se cultivó, el suelo, el saber hacer de la bodega, etc.
  3. Maridar vino y comida correctamente es todo un arte, donde la combinación debe sumar sabores y no restar.
  4. Para catar un vino no hace falta ser un experto, es suficiente con agudizar nuestros sentidos para captar mejor sus características, y tratar de describirnos a nosotros mismos lo que hemos sentido.
  5. Escoger el mejor vino, no es sinónimo de escoger el más caro. ¡Atento a las recomendaciones de los expertos!

Qué tipos de vino existen

  • Vino tranquilo: Tinto, blanco o rosado. Sin burbujas y con menos de 15º de alcohol.
  • Vino espumoso: Cava, champagne y otros. Obtienen las burbujas gracias a una segunda fermentación en botella.
  • Vino gasificado: Incorporan gas artificialmente, como un refresco (Lambrusco).
  • Vino licoroso o generoso: Vinos de más de 13º o 14º de alcohol, algunos incluso con más graduación de alcohol. Son dulces: moscatel, Pedro Ximénez, Oporto, etc., pero también secos: fino, manzanilla, amontillado, oloroso, etc.

Temperaturas correctas

  • Vino tinto entre 16º y 18º C.
  • Vino blanco entre 12º y 16º C.
  • Espumosos a unos 8º.
  • Vinos generosos o licorosos se sirven a 5º o 7º si son secos, y a 4º o 5º si son dulces.

Crianza y envejecimiento del vino: 

En barrica de roble, el vino obtiene taninos y aromas de esta madera, que le dan mayor cuerpo y complejidad. La madera tiene pequeños poros que dejan pasar oxígeno, con lo que el vino al oxigenarse, va envejeciendo dentro de estos recipientes, concediéndole la categoría que se quiere alcanzar. Solo los vinos con mayor concentración pueden aguantar periodos largos de crianza.

En la botella, el vino se redondea y perfecciona. Después de unos 5 o 10 años en botella (en función del vino) el vino llega a su mayor grado de calidad, a partir de ahí (de acuerdo al caldo que sea) la calidad del vino empieza a decaer lentamente.

Redacción propia Max Descuento

El alcohol de caña:

El alcohol de caña es  la base de la mayoría de las bebidas espirituosas y su origen proviene de Nueva Guinea. Se obtiene de la destilación del jugo de la caña y la melaza, que previamente se han fermentado con levaduras, las cuales  son las encargadas de convertir el azúcar en dióxido de carbono y alcohol etílico. En la destilación se separa el alcohol eliminando impurezas y filtrando ácidos que pueden conferir un desagradable sabor.

Es el alcohol etílico en estado puro (95,5% vol.) y la base de bebidas espirituosas como el ron.

El alcohol de grano:

Este tipo de alcohol proviene de los granos de cereales como el maíz, trigo, centeno, cebada, avena, arroz o una mezcla de ellos. Se muelen estos granos y semillas, se diluyen en agua y se cuecen para descomponer el almidón, con lo que se produce etanol. Una vez fermentados se procederá a la destilación, a través de una columna de fraccionamiento, lo que supone hacer varias destilaciones en un único proceso. Este producto alcanzará un grado mínimo de 96% vol.

Si procede de un único cereal, se denomina alcohol de grano, y si procede de la mezcla de varios cereales, se denominará alcohol de cereales. Es de gran calidad y con menos impurezas. Es el utilizado para hacer vodka.

Alcohol de melaza:

Proviene directamente del caldo fermentado, de la remolacha o de la caña de azúcar, semicristalizado. La melaza es conocida también, como miel de caña, ya que  es un líquido espeso, bastante oscuro, de sabor dulce y con ligero toque amargo.

La  melaza es esterilizada y luego diluida con agua, lo que facilita el desdoblamiento de azúcares y permite que las levaduras actúen. Este proceso se conoce como preparación del mosto.

Obtenido el mosto, pasa otro proceso de fermentación con lo que se obtiene un líquido cargado de etanol, que hay que destilar, con el objetivo de separar debidamente el etanol, antes de llegar a la rectificación.

De la rectificación se obtiene un parte de impurezas, llamadas vinazas y se continúa el proceso con la otra parte de alto contenido rico en alcohol. Muy utilizado en alimentaria para la elaboración de bebidas y/o  esencias de uso alimentario.

Cachaça

Proviene de la destilación del jugo de la caña de azúcar fermentado, y se diferencia del ron en que proviene del subproducto con el mismo nombre “cachaza” (anterior a la cristalización del azúcar) y se le pueden añadir hasta 6 gramos de azúcar por litro.

Es un aguardiente suave, con sabor dulce y afrutado; pero el color, el aroma y el sabor de este destilado, varían según su producción y el proceso de añejamiento, tanto en roble (propio de espirituosos) como en otras maderas.

Redacción propia Max Descuento /Fuente consultada: vinosyalcoholes.com