//Alimentación salada
Alimentación salada2019-05-14T10:34:50+00:00

Para ti hemos elaborado esta sección de Alimentación Salada, donde encontrarás una serie de información sobre productos tan básicos en la cocina como el aceite, el vinagre, la sal, etc. Nos gustaría ayudarte para que los conozcas un poco más, que descubras su procedencia, como han evolucionado a lo largo del tiempo, y ofrecerte ideas y consejos para su uso o su venta. ¡Bienvenido al corazón de la cocina!

Consulta nuestras ofertas y promociones de productos de alimentación salada, y encuentra tu Max Descuento más cercano, ¡estaremos encantados de atenderte!

Max Descuento, la mejor solución para tu negocio.

El Aceite de Oliva proviene del fruto del olivo y es de color dorado o verdoso, con múltiples propiedades beneficiosas para el organismo.  Pero ¿sabes qué  agentes intervienen en su producción? Te dejamos estos 7 pasos para que conozcas cómo se elabora:

  1. La recolecta se realiza con la llegada del otoño y son los meses de octubre, noviembre y diciembre los más adecuados para elaborar el Aceite Virgen Extra Certificado.Aunque es el Consejo Regulador quien al cambiar de color la aceituna marca el momento óptimo de maduración para llevar a cabo esta recolección. Esto recibe el nombre de “envero” y se caracteriza porque el aceite ya está totalmente formado en la aceituna (lipogénesis).
  2. La recolección se lleva a cabo vareando los olivos, que es derribar con cuidado las aceitunas a través de golpes y movimientos con una vara. También se puede hacer de manera mecanizada con tractores, los cuales hacen vibrar las ramas (o todo el árbol) para desprender el fruto. Es necesario evitar el contacto de la oliva con el suelo en todo momento, para así poder obtener su certificación D.O.
  3. Las aceitunas se transportan el mismo día de su recolecta a las Almazaras o Molinos para conservar su calidad. Allí las terminan de limpiar mediante el insuflado de aire forzado o agua fría, quitando las hojas y ramas que hayan quedado. Terminada esta labor, la aceituna limpia es pesada y transportada a las tolvas de almacenamiento.
  4. Para obtener el líquido del aceite las olivas se muelen en un mortero o en un molino de rulo durante las 24 horas siguientes a la limpia, con lo que se obtiene una pasta densa. La clave está en triturar las aceitunas para romper los tejidos pero no el hueso, y se debe batir bien para facilitar la extracción del aceite. Una vez batido, se envía a una centrifugadora vertical donde se eliminan las partículas en suspensión y se comienza a separar por diferencia de densidad, obteniendo por un lado alpeorujo, y por otro aceite.
  5. Los tanques o depósitos para el almacenamiento deben ser de acero inoxidable y de base cónica o inclinada, para así facilitar el purgado o la retirada de impurezas. La temperatura debe ser estable entre 15/18º y sin luz para que sus cualidades se mantengan óptimas.
  6. Elaborado todo este proceso, es necesario una última filtración para eliminar las impurezas que puedan haber quedado, como la humedad y restos que pueden fermentar el aceite, producir olores o sabores indeseables.
  7. El envasado se realiza en distintos recipientes: plástico, cristal, metal,… Desde las almazaras/envasadoras cuentan con instalaciones automatizadas que favorecen la rapidez, eficiencia del llenado y cerrado de las botellas. Evitando un excesivo manipulado del aceite, así como protegiéndolo de la luz, del calor y del aire.

 ¿Sabías qué?   

El aceite que procede de aceituna de suelo o de vuelo “no sana”, debe separarse de los aceites de calidad obtenidos de aceituna sana. Del mismo modo, los aceites de principio de campaña más frutados y verdes, deben estar separados de los aceites de final de campaña, que suele ser más planos y de colores más amarillo-oro.

Redacción propia Max Descuento

Hay salsas que son claves en el resultado de un plato y parte fundamental de la cocina de algunos restaurantes. Pero debes saber, que por mucho que creas que esa combinación de ingredientes es única, existen 6 salsas que son la base de todas las salsas, y son conocidas como “Salsas Madre”: Española, Velouté, Bechamel, Holandesa, Mahonesa y Tomate.  

Recurre a ellas, ¡serán imprescindibles!

Salsa Española

Perfecta para carne en todas sus versiones de preparación: asada, a la parrilla, a la brasa o en formato albóndigas. Sus ingredientes principales son caldo de carne, vino harina y mantequilla. Y el punto correcto para servir debe ser espeso.

Ingredientes:

  • 6 champiñones.
  • 2 cebolletas.
  • 2 dientes de ajo.
  • 2 cucharadas de harina.
  • 3-4 cucharadas de salsa de tomate.
  • 1 vaso de caldo de ave.
  • 1/2 copa de brandy.
  • 1/2 vaso de vino tinto.
  • 1/2 vaso de agua.
  • Aceite de oliva.
  • Sal.
  • 2 ramas de tomillo.
  • 1 rama de romero.

Cómo se elabora:

  1. Lamina los dientes de ajo, pica las cebolletas y pon todo a dorar en una cazuela con un chorrito de aceite, rehogando a fuego fuerte. Sazona y agrega los champiñones, el romero y el tomillo.
  2. Incorpora la harina, deja que se tueste y vierte la salsa de tomate. Añade el brandy, el vino, el caldo y el agua.
  3. Deja hervir durante 20-25 minutos y retira la espuma.
  4. Pasa la salsa por un filtro chino y déjala reducir en un cazo a fuego suave.

Maridaje: platos de ternera y verduras, rollitos de carne, raviolis de setas, menestra de verduras, pimientos rellenos de carne y queso, alcachofas, coliflor y nabo.

Salsa Velouté

El secreto de esta salsa es el caldo que se utilice que puede ser de: ave, ternera o fumé de pescado. La manera adecuada para presentarla es densa, hasta el punto de parecer crema.

Ingredientes:

  • 1/2 litro de caldo (ave, ternera o fumé).
  • 100 ml de leche.
  • 30 gr de mantequilla.
  • 30 gr de harina.

Cómo se elabora:

  1. Comienza con el roux, que es la mezcla de harina y mantequilla ligeramente tostada, pero intenta tostarla lo menos posible. Después, echa poco a poco el caldo, de manera que quede más líquida que una bechamel.
  2. Deja cocer unos 10 minutos y añade, si es necesario, algo más de caldo al final.

Maridaje: platos de carne roja, aves, cerdo, huevos y pasta.

Bechamel

Se caracteriza por ser una salsa espesa y que a menudo se gratina en el horno. Es la base de muchas otras salsas y recetas, como lasañas, croquetas o rellenos.

Ingredientes:

  • 1 litro de leche entera.
  • 80 gr de mantequilla.
  • 80 gr de harina.
  • Sal y pimienta negra molida (al gusto).
  • Una pizca de nuez moscada (opcional).

Cómo se elabora:

  1. Tamiza la harina en un bol y reserva. Derrite la mantequilla en una cazuela a fuego lento. Bien caliente, añade la harina y bate hasta que tengas una mezcla homogénea.
  2. Cuece la mezcla de harina y mantequilla, removiendo constantemente, hasta que empiecen a salir burbujas de la mezcla y cambie a un color más claro.
  3. Añade poco a poco la leche, la sal, la pimienta negra y la nuez moscada, moviendo con energía para evitar la formación de grumos.

Maridaje: Se usa en platos de pasta o verduras; lasaña, canelones, espinacas, coliflor, patatas rellenas, mejillones rellenos, huevos, cardo,…

Holandesa

De origen francés su elaboración tiene cierta dificultad, ya que es necesaria algo de técnica para emulsionar la mantequilla, el zumo de limón y las yemas de huevo.

Ingredientes:

  • 3 yemas de huevo a temperatura ambiente.
  • 125 g de mantequilla clarificada (unos 150 g de mantequilla normal).
  • Un poco de zumo de limón.
  • Sal y pimienta (al gusto).

Cómo se elabora:

  1. Pon la mantequilla en un cazo y caliéntala muy suavemente, sin removerla ni hervirla. Reserva en un bol.
  2. Cuando la mantequilla haya reposado elimina con un colador los residuos blancos que flotan.
  3. Separa las yemas de los huevos y ponlas en otro bol. Agrega el zumo de limón, la sal y la pimienta al gusto. Te recomendamos que pongas este bol sobre otro con agua caliente, de manera de que la salsa se mantenga templada a lo largo de todo el proceso, lo que te facilitará su elaboración.
  4. Monta las yemas  y vierte la mantequilla muy poco a poco, emulsionando bien.
  5. Antes de servirla puedes mantenerla al “baño maría”, para que no espese demasiado.

Maridaje: imprescindibles para preparar Huevos Benedict. Se utiliza también para volovanes de champiñones, mejillones gratinados, verduras de temporada, truchas, salmonetes, vieiras gratinadas y tartaletas de salmón, espárragos.

Mahonesa

Su origen está en Menorca (en Mahón, de ahí su nombre) y se sirve fría. Se pueden añadir diferentes ingredientes para aderezarla y conseguir: mahonesa de ajo, mahonesa al limón, mahonesa de azafrán, mahonesa de curry,… ¡lo que se te ocurra!

Ingredientes:

  • 250 ml de aceite.
  • 2 huevos.
  • 1 pizca de sal.

Cómo se elabora:

  1. Pon el aceite, los huevos y la sal en el vaso de la batidora.
  2. Introduce la batidora y bate los ingredientes sin moverla.
  3. Cuando empiece a emulsionar, haz movimientos suaves con la batidora hacia arriba y abajo hasta que la mahonesa esté lista.

Maridaje: Se utiliza como acompañamiento de carnes, pescados, mariscos y hortalizas: bacalao con tomate y mahonesa, calamares rebozados, judías verdes y patatas, espárragos… Además, es una salsa que se sirve a menudo con hamburguesas, bocadillos, patatas fritas, perritos calientes o sándwiches.

Tomate

De las salsas más consumidas en el mundo (por no decir la que más), y que combina con múltiples recetas.  A partir de esta salsa se elaboran otras salsas muy conocidas como la boloñesa, napolitana o rosa.

Ingredientes:

  • 2kg de tomate triturado o 2 kg de tomates.
  • 1 cebolla.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 pimiento verde.
  • 1 cucharada de pimentón dulce.
  • 1 pizca de azúcar.
  • Aceite de oliva.

Cómo se prepara:

  1. Calienta a fuego lento un chorrito de Aceite de Oliva con la cebolla, el pimiento verde y el ajo bien picados. Salpimenta y sofríe los ingredientes durante unos 10 minutos, removiendo con frecuencia. Cuando la cebolla esté transparente y blanda añade  el tomate triturado.#Consejoútil: Puedes añadir una cucharada de pimentón o una pizca de azúcar, para eliminar el exceso de acidez del tomate. Así como especias a tu gusto; tomillo, romero, orégano, albahaca, perejil,…
  2. Tapa y cocina a fuego suave durante una hora y cuando termines, tritura toda la mezcla para evitar grumos.

Maridaje: es la base de la pizza por excelencia, y se utiliza también para platos de pescado,  rebozados, carne, albóndigas, pasta, canelones, relleno de empanadillas, mejillones, pimientos rellenos… y demás alimentos que se te puedan ocurrir.

–> Consulta nuestro catálogo de salsas aquí.

Redacción propia Max Descuento

La aplicación gastronómica de las conservas de pescado en hostelería está en auge en la restauración. Tanto bares, cafeterías como restaurantes, están utilizando esta materia prima para preparar aperitivos, platos, ensaladas o configurar menús.  Y es que usar productos frescos no siempre es accesible y la gran variedad de conservas de pescado que se pueden encontrar en el mercado puede ser una alternativa para la cocina, de muy buena calidad y con un precio excelente.

Los formatos que se pueden obtener son; enlatadas, en frascos de cristal  o en bolsa de aluminio y los productos más usuales son; el bonito y el atún en Conserva (sobre todo ventresca del atún), sardinas, caballa, melva y anchoas.

Que debes tener en cuenta para escoger la mejor conserva

  1. Los pescados en general, son característicos por ser ricos en nutrientes y suelen ser uno de los ingredientes clave de platos principales en aperitivos, menús o cenas. Piensa en recetas fáciles con las que puedas preparar tapas, bocadillos y platos de elaboración rápida.
  2. A la hora de escoger el tipo de conserva es necesario valorar una buena calidad para ofrecer a tus usuarios. La materia prima debe ser excelente ya que es reflejo de tu negocio.
  3. Preferiblemente selecciona las conservas que estén en aceite de oliva.
  4. No compres latas que aparezcan con golpes y abolladuras. Y es importante prestar atención a la fecha de “preferencia de consumo” o “fecha de caducidad”.
  5. Aprovecha los descuentos de volumen que ofrece tu proveedor. El tipo de producto, su envasado y su manipulado, te permitirá almacenar cantidad.

¿Qué es el líquido de cobertura o de gobierno?

El líquido que recubre a las conservas recibe el nombre de líquido de cobertura o de gobierno, y es lo que se emplea para conservar el alimento dentro de los recipientes. Influye en el sabor y repercute en el ciclo del vida del producto. De este modo, en las conservas en aceite las fechas de consumo son mayores que en las latas al natural o en tomate. Los diferentes tipos cobertura que puedes encontrar son:

  1. Al natural: agua y sal, conocido como salmuera. No contienen ningún tipo de añadido que altere su sabor.
  2. Aceite de girasol: aporta a las conservas un sabor mucho más suave. Por su densidad no se condesa en el frigorífico y tiene mayor contenido en grasas poliinsaturadas.
  3. Aceite de oliva: beneficiosas para nuestro sistema circulatorio además de agregar un toque mediterráneo.
  4. Aceite de oliva virgen extra (AVOE): Este tipo de aceite premium no experimenta ningún tipo de proceso químico o refinado, ni contiene aditivos ni conservantes. Su acidez no sobrepasa los 0.8º de ácido oleico por cada 100g, lo que supone un aceite de máxima calidad. Su intenso sabor y olor puede camuflar a la conserva.
  5. Con tomate: ofrece un sabor peculiar, ya que marida el producto de la conserva.

¿Caducan las conservas?

El producto en conserva lleva un tratamiento de esterilización pudiendo tener una vida útil de hasta cinco años almacenado a temperatura ambiente. Pasado este tiempo, es un producto que se mantiene estable y que el tiempo de almacenamiento no influye directamente sobre el sabor o maduración, pero si consigue que se integre el sabor, la textura y el aroma.

¿Te atreves a darle una vuelta a tu carta?

Redacción propia de Max Descuento

El vinagre se obtuvo por casualidad, cuando los barriles de vino se agriaban y picaban, fermentando demasiado el líquido de su interior. De esta manera  se descubrió las propiedades de este “caldo”, y se empezó a perfeccionar su elaboración.  Ya, en la época romana, lo introducían como conservante de sus recetas. Y su nombre surgió al juntarlas palabras vino – agrio, con las que se obtuvo la palabra “vinagre”. Debes saber que la fermentación no es sólo del vino, puede ser de manzana. Y, en cuanto al proceso de elaboración, ha ido evolucionando con el tiempo.  A continuación te dejamos los tipos de vinagre más consumidos:

  • Vinagres de Sidra: elaborado mediante sidra procedente de diferentes tipos de manzanas, ácidas, dulces y amargas. Sabor: de acidez suave, y ligero aroma a manzanas. Maridaje: ensaladas de frutas, verduras y salsas frías.
  • Vinagres de Jerez: elaborado con vinos de las variedades Palomino, Pedro Ximénez y Moscatel, primer vinagre con D.O. Jerez. Envejecimiento de (al menos) 6 meses en barrica. Sabor: evoca al vino. Maridaje: Aderezos de salsas frías, adobos, gazpachos y escabeches.
  • Pedro Ximénez: interesantes características organolépticas, elaborado con la variedad de uva dulce Pedro Ximénez y envejecido de forma tradicional. Sabor: aromático y con ligero toque de uva dulce. Maridaje: especialmente de carnes de caza, pato y ternera, así como de numerosos postres.
  • Vinagre aromáticos: elaborados a partir de vinos seleccionados con aromas peculiares. Sabor: característico del vino que se use. Maridaje: aderezos de carnes de cordero, de cerdo, ensaladas de frutas, etc.
  • Vinagre Balsámico de Módena: selección de las mejores materias primas de la región de Módena y elaborado conforme a la calidad marcada por la zona. Obtenido a partir de mosto de uva procedente de cepas: Lambruschi, Sanviovese, Trebbiani y Albana, al que se añade una parte de vinagre añejo (al menos 10 años de maduración). Debe permanecer durante un mínimo de 60 días en barricas de maderas nobles. Sabor: fuerte y ligeramente dulce. Maridaje: carnes asadas.

Otras variaciones:

*Cremas Balsámicas de Vinagre: sabores agridulces que  ligan perfectamente con platos de carne, pescado, verduras a la plancha, ensaladas y postres.

*Vinagres Ecológicos: Todas las unidades están revisadas y certificadas por la Entidad de Control con el sello numerado de la Denominación Agricultura Ecológica.

El origen de este producto proviene de los monjes Jerónimos del Monasterio de Yuste (siglo XVI), quienes guardaron el secreto de su elaboración celosamente dentro de su claustro. Poco a poco se fue compartiendo el legado y numerosas familias lo preparaban en sus hogares, pero siguiendo la gran tradición agrícola. A partir de ese momento, se extendió por todo el valle, convirtiéndose en la enseña de identidad de La Vera.

Rodeado del maravilloso paisaje de Gredos, el pimiento que se utiliza goza de un microclima perfecto para su desarrollo natural. Los tipos de pimentón, provienen de tres especies de pimientos: Dulce  “Capsicum Annum”, Agridulce “Cerasiforme”y Picante “longum”.

Elaboración:

Se seleccionan cuidadosamente los pimientos y se someten al proceso de secado  tradicional de la Vera. Durante 10/15 días, manos expertas voltean los pimientos, con cuidado y técnica, en un hogar de leña (roble o encina), a través del cual se aporta el calor necesario para la correcta deshidratación de los frutos, y así conseguir el grado idóneo de secado.

Esta técnica , confiere al pimentón sus características: aroma, sabor y estabilidad de color.

Una vez secos los pimientos se trasladan a las industrias transformadoras, donde se elimina el pedúnculo y parte de las semillas, antes de proceder a su molienda en los tradicionales molinos de piedra.

Durante la molturación, hay que prestar especial atención a la temperatura que alcanza el producto para asegurar la obtención de un polvo rojo, fino y uniforme, de óptima calidad: que es el Pimentón de la Vera.

Calidad y D.O.P.

El Pimentón de la Vera está muy valorado tanto para su consumo directo, como para la elaboración de embutidos. Y se puede presentar en bolsas y latas para el consumo directo, y en sacos para la industria chacinera.

Para reconocer el que procede de la Vera, fíjate que lleva en su envase la etiqueta de la Denominación de Origen “Pimentón de la Vera”, ya que garantiza esta certificación. Esta etiqueta sólo se concede a aquellos pimentones controlados por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen.

¿Cómo se realiza este control?

“El Consejo Regulador efectúa el seguimiento y control tanto del cultivo como del proceso de elaboración y proporciona etiquetas numeradas a las industrias envasadoras, una vez calificados los lotes amparados con la Denominación de Origen.
El Pimentón de la Vera, acreditado por su etiqueta numerada, se distingue además por sus características de aroma, sabor y estabilidad de color.
El aroma y sabor lo obtiene gracias al tradicional sistema de secado al humo. La estabilidad de color es consecuencia del alto grado de fijación de carotenos que se produce en el pimiento a lo largo de su cultivo en el microclima de La Vera y en el proceso de secado.”

Redacción propia Max Descuento / Fuente consultada: pimentonvera-origen.com (web oficial)

Para gustos… los sabores, y para escoger sabores… los gustos de cada uno. Así que sin meternos en recomendaciones que sienten cátedra, queremos informarte de las  “7 especias top” que (creemos) no deben falta en tu cocina.

El perejil

Planta herbácea de la familia Apiaceae. De uso generalizado en la cocina a nivel mundial. Rico en antioxidantes, vitaminas A y C, calcio, hierro y manganeso, Así como en luteina (proviene de las carotenoide)

Uso en la cocina:

Muy utilizado como condimento o para elaborar salsas. Se suele coger fresco, directamente del ramillete, para dejarlo bien picadito con un cuchillo o mortero. Combina bien con el ajo y las almendras, y le da un sabor único si se utiliza para caldos, o para condimentar panes, así como rebozados. También es buen aliado de los sofritos.

El ajo

Nombre científico Allium Sativum. Se le atribuyen numerosas propiedades curativas, como combatir las cardiopatías, el cáncer o ser antibiótico. Pero para poder disponer de esos beneficios es necesario comerlo crudo.

Uso en la cocina:

Su uso es muy frecuente en platos de carne o pescado, para que aporte un buen sabor al cocinarlos. Recurso  también de caldos y cremas frías y/o calientes como el gazpacho, calabaza o calabacín, sopas, … “Un buen arroz no es bueno si no tiene el sofrito de ajo primero”. Es buena mezcla para maceración en aceite, como encurtido, o con guindillas, dejándolo varias días en reposo. Y es un excelente aliño para ensaladas.

El orégano

Nombre científico Origanum vulgar, y su origen proviene del oeste o suroeste de Eurasia y la región mediterránea. Se puede utilizar tanto seco como fresco, aunque es seco como posee mucho más sabor y aroma.

Uso en la cocina:

El orégano es una planta muy aromática y  con un sabor algo amargo, que se suele utilizar para realzar el sabor de muchos platos de la cocina mediterránea. En los caldos y guisos, es conveniente añadirlo cuando el proceso de cocción esté a punto de finalizar, con lo que se aprovecha mejor su aroma. Es adecuado para salsas, sobre todo de tomate y suele utilizarse mucho en platos italianos como la pasta y la pizza. Es un buen condimento para carnes, verduras y ensaladas. Puedes espolvorear los trozos de orégano seco en huevos revueltos, lo que le dará el toque perfecto. Por último, si introducimos una rama de orégano silvestre en la botella de aceite le dará un sabor muy agradable.

El jengibre

Es de origen asiático y fue traído a Europa por mercaderes árabes. En sus inicios se utilizaba, sobre todo, como remedio medicinal. Son raíces con una piel marrón tierna, caracterizada por sus nudos. Y para poder sacar todo el provecho, estos trozos deben ser gruesos, llenos y de piel tersa, firma y sólida. Aunque también puede utilizarse seco.

Uso en la cocina:

Aunque solía estar reservado para comida estilo asiática, y postres germanos, hoy en día el jengibre está siendo una especia muy utilizada en las cocinas, ya sea fresco, molido, conservado en almíbar o confitado en azúcar. Caracterizado por tener un sabor picante.

Si lo utilizas fresco, se puede utilizar rallado o bien cortándolo en rodajas, que puedes conservar luego en un tarro, cubriéndolas con jerez seco o aceite de oliva. Se puede rehogar para colocarlos sobre carne o pescado antes de cocerlos al vapor, al horno o en la sartén.  O si no, meter un par de lonchas finas dentro de estos productos. Combina muy bien con pasta especiada o mezclado con curry, para este uso es conveniente rallarlo y mezclarlo con otras especias , así como con cebolla y ajo.  También se puede frotar un trozo de jengibre fresco en la ensaladera o sobre el pato o pollo.

Nuez moscada

Proviene de Indonesia, tiene forma de almendra y se puede encontrar en el fruto entero o molido. Su sabor cítrico, picante y dulce, le confiere un agradable aroma.

Uso en la cocina:

Combina bien con el curry, la canela y el clavo. Y es el condimento perfecto para la salsa bechamel. Puede ser el toque perfecto para los arroces de carácter oriental. Las croquetas, las quiche, las cremas o purés, sopas, canelones,… encuentran el punto con este toque. Y puede ser también buen uso para vegetales como las espinacas o guisos de pollo, costillas, o langostinos. Lo único que debes tener en cuenta es no abusar de la temperatura de cocción, porque podemos estropear el sabor de esta especia. En los postres es el toque final de flanes y pudines.

La canela

O también conocida como cinnamom, se ha utilizado en la cocina desde la antigüedad.  En polvo tendrá un olor más fuerte que en rama, con lo que te recomendamos que revises que tenga un olor dulce, para comprobar que es fresca.

Uso en la cocina:

Es muy utilizado para dar sabor a bebidas gaseosas, té y chocolate caliente. Así como, a productos relacionados con los cereales, pudines, pasteles, tartas, cocas y donuts. Se puede añadir también a la harina de avena, al pan tostado o a dulces. También se utiliza para condimentar el curry.

Mostaza

Asociado a la familia del brécol. El grano que se obtiene de la mostaza se muele y mezcla con agua, y esto es lo que se utiliza como condimento. Por si solas, estas semillas no son particularmente aromáticas.

Uso en la cocina:

La mostaza es ideal como aderezo para casi todos los platos. Existen varios tipos que pueden potenciar distintos alimentos. Además de la mostaza “clásica” (amarilla o americana), está la de Dijon y Cremona, mostaza negra, mostaza morena (Himalaya), mostaza antigua (ancienne), mostaza inglesa y mostaza dulce (al norte de África y Europa mediterránea). Perfecta para marinar carnes y aves a la parrilla, puede acompañar también  carnes rojas y embutidos, o ser parte principal una buena salsa de pescado. Muy utilizada para para la preparación de vinagretas, aliños y mayonesas.

Redacción propia de Max Descuento